jueves, 29 de julio de 2010

El discurso completo

Voy a transcribir el discurso completo que pronunció Diego esta tarde del 28 de julio de 2010.

Los motivos?

Uno es porque acapara mi atención su paso por la selección. Me cabe él. Lo admiro (como ya lo he dicho en otra oportunidad) y me conmueve.

El otro motivo es porque salvando la diferencias, esta situación es tan humana ! (humana por  decir común):

La lucha entre las convicciones y los intereses personales. Entre la miseria y la bohemia.

Pero también quiero transcribirlo como para tenerlo colgado en el pizarrón y reconocer el COSTO que tiene la intensidad en el sentir. Con todo lo positivo que despierta mi admiración y lo negativo que trae aparejado: la frustración y muchas veces, el duelo.

No es fácil transitar la vida en ese extremo pero también me pregunto si es necesario hacerlo.

Preguntas... algunas que me hago para poder elegir los materiales y seguir construyendo.

Acá les dejo en discurso, completo:

"Gracias por venir, es muy lindo lo que me dicen pero esto ya es una decisión tomada. No tomada por mí, lógicamente. Les voy a leer con la mayor claridad del mundo este discurso que preparé durante este tiempo que estuve de luto.

Todavía sigue en mi cabeza el 4-0 con Alemania y me duele en el alma. Mi intención es aclarar lo sucedido con el vínculo con la AFA. Sólo quiero expresar mis sentimientos. Estoy muy triste y dolido. En otro momento contestaré todas las preguntas que sean necesarias. Pero en otro momento, muchachos.

Analizando el pasado vemos que la Selección, desde 1990 que no logra superar los cuartos de final de un Mundial. Pasaron distintos cuerpos técnicos y nadie pudo revertir esta situación. Algo se está haciendo mal. No puede ser que los jugadores triunfen en sus equipos y en la Selección no puedan.
 
Hay decisiones que están mal, que vienen desde arriba y se hace muy poco para cambiarlas.

Tomamos a la Selección hace un año y medio. Con un equipo con problemas internos, con el equipo dividido. Sabíamos que las Eliminatorias iban a ser difíciles. Sabíamos que teníamos que transmitirles a los jugadores lo que es la camiseta argentina.

Hemos tenido aciertos y errores. Internamente realizamos autocrítica. Sabemos qué debemos mejorar. Pero con tiempos escasos no existe posibilidad de no equivocarse.

El equipo ya está compuesto por una gran mayoría de jugadores jóvenes. Se puede soñar grande y lindo. Nosotros soñamos y así nos han quebrado la ilusión. Me llena de tristeza.

Mi ciclo duró un año y medio, fue el ciclo más corto de los últimos 35 años. Y eso nadie lo dijo. Me llamaron para apagar un incendio, lo apagamos y después sucede esto que pasó en las últimas horas. Grondona me mintió, Bilardo me traicionó. Sabiendo que íbamos a tener más tiempo para trabajar y pasada la gran tristeza de la eliminación, todo mi equipo y yo estábamos listos para seguir. Es más, Grondona en el vestuario, luego de la eliminación contra Alemania, me dijo en presencia del testigos y jugadores que estaba muy contento con el trabajo y que quería que siguiera.

Después, ya en la Argentina las cosas se entibiaron. Y el lunes me junté a hablar con Grondona. A los cinco minutos de la conversación, me dijo que yo siguiera pero que siete personas de mi cuerpo técnico no debían continuar. Y cuando me dice esto es porque no quería que siguiera. El sabe perfectamente que yo no voy a seguir así. Él sabe que defiendo a todos. Tengo valores y códigos que no tienen ellos. Lo aprendí de chico, me lo enseñaron mis viejos: yo apoyo a mi equipo de trabajo. Y esto no se cambia ni se negocia por nada del mundo. Quizás alguno de los que pensó esta decisión creyó que iba atraicionar a mis colaboradores. ¿Por qué? Muy fácil: ellos, en mi lugar, los hubieran traicionado, ellos sí lo hubieran hecho.

Yo puedo mirar a la gente a los ojos y de frente. Cuando estábamos de luto, Bilardo trabajaba en las sombras para echarme. Bilardo y Humberto hicieron la lista para irlanda. Era tocuen (cuento) que la armé yo: fueron ellos dos.

Hay personajes que no quieren ver bien al fútbol argentino. Sólo cuidan sus intereses  personales y sus cuentas bancarias. He dejado todo por la camiseta argentina, creo que eso nadie lo puede negar. Estoy convencido que el fútbol argentino debe estar en otra posición, y para eso hay que trabajar con tiempo, desde lo técnico y desde lo anímico.

Soy un convencido de que estos jugadores volvieron a sentir todo eso, quizás esa haya sido mi tarea.

Para finalizar, quiero agradecer de todo corazón a los que nos ayudaron, y por sobre todas las cosas a la gente que nos apoyó en todo momento. Lamentablemente con este planteo no puedo seguir. Me voy con la consciencia tranquila de haber dejad todo y de haber transmitido este orgullo que significa ser argentino.

Gracias y buenas tardes".


PD: La foto es de fanáticos.

1 comentario:

Luisina dijo...

plap, plap, plap!!! es un grande...la dignidad que tienen me da ganas de llorar, me emociona!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Pin It button on image hover