viernes, 6 de agosto de 2010

Tu hijo es desinteresado

"Sergio acaba de mamar; no tiene frío, no tiene calor, no tiene sed, no le duele nada... pero sigue llorando.
Y ahora, ¿qué más quiere?


La quiere a usted. No la quiere por la comida, ni por el calor, ni por el agua. La quiere por sí misma, como persona.

¿Preferiría acaso que su hijo la llamase sólo cuando necesitase algo, y luego "si te he visto no me acuerdo"? ¿Preferiría que su hijo la llamase sólo por interés?

El amor de un niño hacia sus padres es gratuito, incondicional, inquebrantable.
No hace falta ganarlo, ni mantenerlo, ni merecerlo. No hay amor más puro.

El doctor Bowlby, un eminente psiquiatra que estudió los problemas de los delincuentes juveniles y de los niños abandonados, observó que incluso los niños maltratados siguen queriendo a sus padres.

Un amor tan grande a veces nos asusta. Tememos involucrarnos.

Nadie duda en acudir de inmediato cuando su hijo dice "hambre", "agua", "susto", "pupa"; pero a veces nos creemos en el derecho, incluso en la obligación, de hacer oídos sordos cuando sólo dice "mamá".

Así, muchos niños se ven obligados a pedir cosas que no necesitan: infinitos vasos de agua, abrir la puerta, cerrar la puerta, bajar la persiana, subir la persiana, encender la luz, mirar debajo de la cama para comprobar que no hay ningún monstruo...
Se ven obligados porque, si se limitan a decir la pura verdad: "papá, mamá, venid, os necesito", no vamos.

¿Quién le toma el pelo a quién?"

Fragmento del libro Bésame Mucho, de Carlos González.

Hoy abrí mi casilla de correo y encontré este texto que me había enviado Claudia Barreyro, Directora de Tinkunaco, 1º Centro Santafesino de Preparación Multidisciplinaria para la Maternidad- Paternidad y Crianza.

El Tinku es el lugar que elegí para realizar mi curso de pre parto. Un lugar donde recibí mucha contención, amor y muchisima data sobre parto respetado y crianza.

Su página comienza con este texto:

TINKUNACO es un lugar de encuentro para madres y padres de los bebinos por venir, queda frente a un lapacho rosado, en calle Salta 2972 (oficina 8) de la ciudad de Santa Fe.

TINKUNACO significa -encuentro en el amor- en quechua, la voz de nuestros antiguos.

Quienes lo habitamos, (los parteros del futuro), celebramos gozosamente de la posibilidad de estar en contacto con la Creación misma, llevando un mensaje: la buena noticia de que otro parto es posible; y de que es posible también recibir a los nuestros -niños por nacer- con la reverencia, el amor y el respeto que se merecen.

Integramos y coordinamos en Santa Fe la Red Latinoamericana y del Caribe por la Humanización del Parto y el Nacimiento

"Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer." (M.Odent)

Estoy transitando un momento donde trato de mirarme a través de ese espejo que es mi niño. Prestando atención a sus síntomas, a su angustia, a sus dolencias para poder conocerme un poco más.

Hasta acá, esto lo he dicho en varias oportunidades.
Pero quería también compartir que otra manifestación que trato de prestar atención es la demanda de comida. O si Juan intenta por él mismo o por terceros, satisfacer sus necesidades con un caramelo, una masita, un yogurt.

Parece tan sencillo "callar" a nuestro niño!
Pero qué mensaje le estoy transmitiendo???

Hablo por mi experiencia personal, trato de no construir ideales de maternidad, porque soy consciente que al camino hay que recorrerlo, con las herramientas que heredamos y las que supimos conseguir.

Crecí en una cultura donde los bebés y niños son caprichosos y hay que cuidarse de que no nos tomen el pelo y verlo desde el otro lado del espejo es la tarea que de sencilla tiene muy poco.

Callar a mi bebé... Esa es la meta?
Por qué nos resistimos al amor, a lo simple?

A qué le tememos?


3 comentarios:

Luisina dijo...

si! ese texto es parte de Bésame Mucho, el libro de Carlos González ¿lo tenés?...lo tengo en pdf, y si bien sé que viola los derechos de autor, te lo puedo mandar ;-)

yo confieso que a veces la "callo" pero sé que el problema es mío, que no pueod tolerar la demanda feroz que exige un hijo pequeño :( cosas a revisar...

besos Lourdes!

Lourdes dijo...

No lo leí Luisina, si podés mandamelo a lalourdesea@gmail.com.

Gracias por el dato así puedo precisar la referencia. Me gusta hacerlo y en el mail no decía nada.

Y hago esta pregunta... La primer palabra que se me vino fue la que empleaste vos... EXIGENCIA

Pero es el hijo el que exige? o somos nosotras que creemos que deberiamos ser o hacer algo extraordinario? que creemos que damos todo y ahora qué más querés???

Muchas preguntas?

Gi dijo...

Qué lindo Carlos González...creo que se le da importancia a las necesidades físicas y está bien que así sea...pero cuando el bebé/niño sólo quiere a mamá se cree que es un capricho, una maña...y quizás se calle, pero traslada su necesidad...

Qué bueno que hayas encontrado un lugar así para el curso de pre parto...:) Hay tantas cosas que para mi próximo embarazo cambiaría (ojalá pueda)...

Besos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Pin It button on image hover