miércoles, 6 de enero de 2010

Declaración de Amor

El lunes a la noche pasaron "La Tregua", una peli filmada en 1974 por Sergio Renán, protagonizada por Héctor Alterio y Ana María Picchio. Basada en una novela de Mario Benedetti.

Una película que fue censurada, de la cual puedo rescatar muchos pasajes que me gustaron:

▪ el tratamiento que se le da a la homosexualidad del hijo menor.

▪ el hecho de hacer 30 años el mismo trabajo de oficina y ver que te pasa la vida sin que nada te pase. La mediocridad, la rutina, el poco gusto que esto provoca.

▪ el permitirse vivir algo que parece imposible o ridículo o incorrecto.


Las escenas se suceden y de pronto él le declara su amor a Avellaneda:



"...  Mire, Avellaneda, es muy posible que lo que le voy a decir le parezca una locura. Si es así, me lo dice nomás. Pero no quiero andar con rodeos: creo que estoy enamorado de usted. Esperé unos instantes. Ni una palabra. Miraba fijamente la cartera. Creo que se ruborizó un poco. No traté de identificar si el rubor era radiante o vergonzoso. Entonces seguí: A mi edad y a su edad, lo más lógico hubiera sido que me callase la boca; pero creo que, de todos modos, era un homenaje que le debía... " 


y la escena sigue:

"...Usted quiere saber mi respuesta, agregó, y mi respuesta es otra pregunta. Pregunte, dije. ¿Qué quiere decir eso de que usted está enamorado de mí?..."

"...Por favor, Avellaneda, no me haga aparecer más ridículo aún. ¿Quiere que le especifique, como un adolescente, en qué consiste estar enamorado?..."

"...Estar enamorado puede significar, sobre todo en la jerga masculina, muchas cosas diferentes. Tiene razón. Entonces póngale la mejor de esas muchas cosas..."
"... es bastante lógico que usted se asuste un poco. A decir verdad, yo también estoy asustado, nada más que porque tengo miedo de que usted crea que le estoy proponiendo una aventura. Tal vez no me apartaría ni un milímetro de mi centro de sinceridad, si le dijera que lo que estoy buscando denodadamente es un acuerdo, una especie de convenio entre mi amor y su libertad. Ya sé, ya sé. Usted está pensando que la realidad es precisamente la inversa; que lo que yo estoy buscando es justamente su amor y mi libertad. Tiene todo el derecho de pensarlo, pero reconozca que a mi vez tengo todo el derecho de jugármelo todo a una sola carta. Y esa sola carta es la confianza que usted pueda tener en mí."


Y miré a mi costado, estábamos los dos en el sofá, él dormía con su cabeza apoyada en mi hombro. Recordé mis nervios durante el día, esa impaciencia mía que no me banco, el malhumor del calor, del cansancio. Y todo me pareció tan chiquito, un tanto mezquino ante ese simple hecho de tenerlo dormido a mi lado...

Nosotros también tenemos un acuerdo.
Somos cumpas codo a codo.

"..si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo...
y en la calle codo a codo,
somos mucho más que dos..."

Otra vez Mario...  la tenía clara, no?





PD: la transcripción es textual del libro "La Tregua" de Mario Benedetti.

4 comentarios:

Gi dijo...

Qué lindo! Me pasa lo mismo con mi marido...Es maravilloso haber encontrado a mi compañero, al que siempre camina a mi lado y ver que hace de los 16/17 (yo y él respectivamente) que estamos juntos y pasamos las distintas etapas de la vida y acá estamos...cada vez más unidos. Besos!!!

Anónimo dijo...

creo algo tengo que ver con ese post...
me gustó mucho.
comparto la filosofía de tratar entender lo que somos y lo que nos pasa en la vida y no dejar de hacer el intento de corrernos de las rutinas, las pequeñas miserias de todos los días que nos ofuscan y nos mueven del eje.
estoy feliz de que me hayas elegido para ser tu compañero, amor.
mauro

Rocio dijo...

Uff! Simplemente hermoso, hace tiempo que no releía esos párrafos. Y más lindo que esos detalles dislumbren el amor. Graciasp por el post.
Buen inicio de semana. :o)

Anónimo dijo...

Muy bueno Lu! totalmente identificado con la sinceridad del hombre! JA! me encanto!

Besos

Richy

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Pin It button on image hover